Enrique Peña Nieto fue elegido presidente en diciembre de 2012 bajo una ola de optimismo económico. Este entusiasmo se vio reforzado por la creación del ‘Pacto por México’, una coalición sin precedentes, formada por todos los partidos políticos mexicanos, para llevar a cabo las reformas a través de las cuales el gobierno estima alcanzar un crecimiento del PIB del 6% anual en 2018. Sin lugar a dudas, al embarcarse en esta trayectoria de reformas estructurales, México se ha atrevido a soñar. El año 2015 es un año clave para las relaciones bilaterales entre México y Reino Unido. La proclamación por ambas naciones de “Año Dual” cobra un enorme interés, especialmente en el sector de la educación. KITE Invest habló con el SubSecretario de Educación Superior de México, Dr. Fernando Serrano Migallón sobre estos puntos.

KITE Invest: Tras tres décadas de lucha por el aumento de las tasas de crecimiento con los gobiernos predecesores, ¿Cuál es su opinión respecto al alcance de las reformas llevadas a cabo por Peña Nieto, respecto al crecimiento económico y bienestar social?

Dr. Fernando Serrano Migallón: Primero, muchísimas gracias. Usted dice que México se atrevió a soñar. Yo creo que el pueblo de México ha soñado con el futuro y creído en sí mismo.

Con la llegada del licenciado Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República empieza realmente el siglo XXI en México. No solo como un cambio de tiempo, sino como una nueva postulación de la imagen del país y el establecimiento de una moderna realidad política y económica. Desde 1997 nuestra Constitución ha sufrido numerosas reformas pero no fue sino hasta el año 2000 cuando se realizó la más grande de ellas; curiosamente no por un proceso de reforma constitucional, sino por un cambio en los hábitos y en las costumbres políticas.

Sobrevino la alternancia en el Poder Ejecutivo, el partido que gobernó por 70 años cedió el  paso al Partido Acción Nacional y entonces las costumbres de los actores políticos, las relaciones de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) con los gobiernos de los otros estados y la conformación del federalismo mexicano, cambiaron.

Con las reformas estos cambios se llevaron a la práctica de una manera eficiente y se establecieron  los fundamentos para una nueva estructura social. Por lo que toca a la Reforma Educativa,  uno de nuestros más grandes retos es que habremos de trabajar  por 20 o 25 años para observar su máximo esplendor. Pese al tiempo que tomará consolidarla, estoy convencido de que fue la iniciativa más importante de todas  porque con ella cambiará el perfil de la población y dará a nuestro país un tejido social distinto. Anhelo que los mexicanos tengamos una estructura de formación completamente distinta a lo que conocemos hasta ahora.

KITE: Puede compartir con nuestra audiencia británica ¿Cuáles son los factores claves que impulsarán el crecimiento económico y los desafíos para el aumento de la productividad del mercado en los próximos años?

FSM: En el aspecto internacional hemos sufrido con el descenso en los precios del petróleo y aunque este escenario se originó en los mercados internacionales, la afectación fue directa.   No obstante, la estructura económica del país, sobre todo en lo que corresponde a los indicadores macroeconómicos, asegura  que mantenemos el equilibrio en las finanzas públicas internas y en las relaciones con el exterior, lo que permitirá que las reformas constitucionales puedan continuar su curso.

KITE: En cuanto al sector de la educación, el Reino Unido es el primer destino elegido para los estudiantes mexicanos, para completar sus estudios dentro del continente europeo. ¿Cómo considera que se puede profundizar la relación entre Reino Unido y México, con respecto a los programas de intercambio de estudiantes y programas de investigación y desarrollo con las universidades?

FSM: Existe un problema en la educación mexicana, me refiero al bajo porcentaje de la población que domina otros idiomas, particularmente el inglés. Necesitamos fomentar una serie de programas de capacitación en este idioma y apoyarnos en la excelente educación media superior y superior británicas para instruir a los formadores mexicanos.

En la década de 1920, cuando se crea la Secretaría de Educación Pública, éramos 15 millones de mexicanos y el 85% de ellos eran analfabetos. Ahora somos 130 millones y el 90% están alfabetizados. Si bien ha sido una labor verdaderamente inmensa, tenemos todavía varios millones que no están alfabetizados y necesitamos capacitar, sobre todo, a quienes van a enseñar a los niños. Por lo tanto, un aspecto fundamental es la coordinación con la educación básica.

En cuanto a los intercambios,  hay muchísima capacidad de movilidad física, pero también de intercambio de conocimientos y de datos por medios electrónicos. Eso nos permitiría que los británicos vengan a México a conocer las áreas en la que somos punteros y que los mexicanos vayan al Reino Unido a intervenir y a participar en las investigaciones británicas.

Y, por último, veo en la formación de técnicos especializados un proyecto que puede rendir frutos en poco tiempo y beneficiar a ambas naciones.

KITE: El Año Dual que tiene por objetivo ahondar y fortalecer los convenios de intercambio entre instituciones académicas de ambos países. ¿Cuál es su perspectiva sobre el significado que tendrá para el sector de la educación, el nombramiento del año dual con Reino Unido para su país?

FSM: Creo que es fundamental. Estos “Años Duales” tienen tres aspectos. Uno es el cultural, en el más amplio sentido; un intercambio de exposiciones, que permita a la población general, de ambas naciones, conocerse mutuamente. El segundo es un intercambio de capacitación en temas de investigación comunes y pueden llevarse  a cabo entre ambos países. Finalmente, contar con especialistas de alto nivel, y aunque eso se limite a pequeños grupos, los beneficios son generales.

Con el “Año Dual” se le da a la sociedad la presencia que requiere. Estoy convencido de que los mexicanos aprenderemos mucho más del Reino Unido y, desde luego, los británicos conocerán otros aspectos de México. Esto, que a primera vista pudiera suponer un intercambio intelectual a corto plazo, se convierte en la posibilidad de un intercambio económico, cultural y educativo mucho más profundo.

KITE: Son muchas las instituciones académicas mexicanas que están encabezando rankings por su excelencia académica e innovación en la enseñanza de sus programas; ¿Qué universidades le gustaría destacar como aquellas que están marcando la diferencia por su prestigio y por el nivel formativo de sus egresados?

FSM: Destacaría a tres instituciones con un alto nivel de capacitación y de excelencia académica: la Universidad Nacional Autónoma de México, con 350 mil alumnos, el Instituto Politécnico Nacional con 170 mil, el Instituto Tecnológico de México, cercano a los 500 mil alumnos.

KITE: Reino Unido, que es el quinto inversor más grande en México, asegura estar comprometido a duplicar su inversión y llegar a £4.2 mil millones a finales de 2015, además, fija su cuota de mercado hasta el 1,5% en 2020. Con la finalidad de aumentar el nivel de penetración de inversión extranjera directa, ¿Qué último mensaje le gustaría enviar sobre el potencial que presenta México, en términos de oportunidades, para la comunidad inversora británica?

FSM: La comunidad inversora británica tiene numerosas posibilidades. Hablando en el aspecto educativo, es muy importante  la presencia del Reino Unido en México con la creación de centros de educación británicos o mediante programas de colaboración en las universidades mexicanas.

Cuando vino el Príncipe Carlos se firmó un convenio de reconocimiento mutuo de títulos, que ha sido esencial. Quien tenga un título de licenciatura en inglés, puede venir a México a hacer una maestría o un doctorado, y así, continuar la evolución académica en nuestro país. Esto nos abre una posibilidad inmensa de intercambios y los estudiantes que se vayan a aprender o a continuar su capacitación académica, serán los mejores embajadores, para que el conocimiento mutuo crezca y los intercambios académicos se fortalezcan.

KITE: Muchas gracias por sus comentarios.